miércoles, 25 de marzo de 2015

¿EL LENGUAJE MÓVIL AFECTA A NUESTRA ESCRITURA?

Si lanzáramos al aire la afirmación «escribir en el lenguaje SMS empeora la ortografía», a priori, muchos coincidiríamos en que es una realidad palpable. Sin embargo, hay diferentes motivos por los cuales no tiene por qué resultar tan evidente. Vamos a tratar de demostrar la inexistencia de una relación causa-efecto entre una ortografía deficiente y el uso de las nuevas tecnologías.

Antes de nada, tenemos que reflexionar sobre porqué nos comunicamos por el móvil con los demás. La escritura a través de los teléfonos inteligentes o demás dispositivos es una evolución del hecho de cartearse que se hacía antiguamente y cuyo objetivo residía en entablar un diálogo o conversación con alguien que estaba suficientemente lejos, en el tiempo o en el espacio, como para hacerlo oralmente.


Precisamente, los mensajes cortos por el móvil permiten mantener conversaciones con otras personas, pero la inmediatez proporcionada por la tecnología hace que lo consideremos más una conversación que un intercambio de textos. Y aquí viene el fallo.


Cuando escribimos textos, generalmente gozamos de tiempo para pensar y reflexionar acerca de las frases y palabras que usamos. Pero, cuando hablamos, prima la rapidez: eliminar letras, utilizar acrónimos, abreviar… no son más que mecanismos para intentar lograr la inmediatez que una conversación por el móvil requiere. La culpa de la utilización de estas técnicas antiortográficas no es tanto de los usuarios, sino de la falta de sistemas con una entrada y salida de información que favorezcan y faciliten un diálogo fluido.

Sin embargo, sería conveniente distinguir entre aquellos que cometen faltas por desconocimiento o aquellos que lo hacen intencionadamente por criterios personales (por inclusión social muchas veces). Estaríamos hablando de faltas de heterografía, que se contraponen a las típicas faltas ortográficas debidas al desconocimiento de las normas.

En la misma línea de lo comentado anteriormente, podemos tomar el ejemplo de los emoticones. Nacidos inicialmente de la unión entre signos de puntación y letras, han venido a remediar una carencia existente y que, hasta el momento, no estaba cubierta. Podemos decir en este caso que la tecnología ha tratado de adaptarse ante una necesidad evidente. Cuando nos expresamos frente a alguien, nuestros gestos, nuestra expresividad facial y demás, componen una serie de elementos vitales para nuestro interlocutor a la hora de entendernos. Expresar emociones solo con texto era, y es, una ardua tarea. De aquí vienen los “;)”, que han acabado evolucionando en extensas listas de emoticonos entre los que escoger.

Nos encontramos, pues, frente a un hándicap temporal: cuando los tecnólogos mejoren las técnicas actuales, el problema remitirá. O quizás no. La mayor parte de las personas nos expresamos oralmente peor de lo que lo hacemos escribiendo. Entonces, ¿no tendremos razones para pensar que, aunque contemos con mejores y más sofisticados teclados, el problema persistirá?

El Centro Nacional de Investigaciones Científicas francés (CNRS) publicó hace un año los resultados de un estudio que relacionaba la calidad ortográfica con la influencia de los SMS. Contrariamente a lo que se podría pensar, el estudio concluyó que los SMS no influían negativamente en la ortografía. De hecho, también se llegó a la conclusión de que quienes más adaptan su escritura al lenguaje móvil son los jóvenes con mejor nivel de ortografía tradicional.

Llegados a este punto, ¿afecta el lenguaje móvil a nuestra escritura? Que cada uno saque sus conclusiones. Antes, lanzamos unas últimas reflexiones.

Las nuevas TIC (los chats, Whatsapp, SMS…) están provocando una falta de hábito en la escritura tradicional. Al ser más accesibles, rápidas y al exigir menos esfuerzo que, por ejemplo, una carta, la despreocupación por la ortografía se hace más evidente. La cuestión no es si usarlas o no, la controversia está en descuidar la práctica habitual de escribir. Es aquí donde radica el problema.

El lenguaje utilizado en el móvil es un registro intencionado, y quienes lo utilizan generalmente saben diferenciar los ámbitos en los que lo emplean. Por eso, se sirven de otras formas de comunicación más correctas en ámbitos más formales. Hay quienes cometen faltas de ortografía, independientemente del medio por el que se expresen, y hay quienes dominan la ortografía. Estos últimos siempre sabrán adaptarse a la forma y al medio en el que se expresan sin perder, claro está, los estándares ortográficos adecuados para cada ocasión.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Tipos de traducción que existen. Definición y Caraterísticas.


¿Cuántos tipos de traducción existen? ¿Cuáles son las características de cada una de ellas? Hoy os traemos esta lista esquemática con su clasificación. En futuras publicaciones entraremos más al detalle para analizar cada una de ellas en profundidad.

TIPOLOGÍAS DE TRADUCCIONES.

1. Traducción literaria
Es la traducción de textos literarios, escritos en prosa o en verso, como, por ejemplo, cuentos, novelas y obras de teatro en el caso de la prosa, y poemas, poesías y demás obras literarias escritas en verso.

En estas traducciones, además de mantener el significado de las obras, el traductor vela por que su traducción respete y se adecúe a la obra original. Se deberá trabajar para mantener el estilo, forma y voz del autor.

En el caso de la poesía, este trabajo se vuelve doblemente minucioso, ya que deberemos tener en cuenta aspectos como la rima, el ritmo y la métrica, conservando, a su vez, el significado de la obra.

2. Traducción comercial
Cuando hablamos de traducción comercial nos referimos a aquella relacionada con el marketing y la publicidad. Se trata de la traducción de textos publicitarios como folletos, catálogos y materiales promocionales de empresas, así como las campañas publicitarias y comerciales de un producto o servicio.

En esta traducción la creatividad lingüística juega un papel importante, así como la comprensión de la cultura y de los elementos específicos de cada una de las lenguas a las que queremos traducir los mensajes comerciales.

Foto de exprimetumedia.com


3. Traducción especializada:
Por lo general, esta tipología de traducciones maneja un lenguaje y una terminología de especialidad. Normalmente las traducciones cumplen una función práctica y están dirigidas a un grupo más especializado y restringido. Es importante que el profesional que se encargue de una traducción especializada tenga formación en la materia.

Podemos encontrar las siguientes subcategorías en función del área de especialización de cada rama del conocimiento:



  • 3.1. Traducción técnica: son textos relacionados con el área de la industria y la tecnología. Estamos hablando de la ingeniería, la automoción, la arquitectura, la construcción y demás ramas del conocimiento técnico. Estos trabajos de traducción se realizan para trabajos como manuales técnicos, información de productos, documentación de licitaciones y fichas técnicas, entre un largo listado de etcéteras.
  • 3.2. Traducción científica: como su nombre indica, estamos hablando de textos relacionados con la ciencia, a saber, la química, la física, la odontología, la veterinaria, la medicina, etc.
  • 3.3. Traducción jurídica: es la que se refiere a textos legales. La traducción jurídica exige una gran precisión lingüística, la comprensión de los arcaísmos utilizados en este campo y un profundo conocimiento de la temática y terminología jurídicas, así como de los procedimientos legales.
  • 3.4. Traducción financiera: es la relacionada con la temática económica, como, por ejemplo: informes, balances corporativos, boletines bancarios, actas de juntas de accionistas, etc.
  • 3.5. Localización de softwareconsiste en la búsqueda, la identificación y la traducción de las secuencias de texto dentro del software, como son los textos correspondientes a cuadros de diálogo, menús, ayuda, mensajes de error, etc.

4. Traducción pública o traducción jurada
No debemos confundirla con la traducción jurídica. Puede que se dé el caso de que coincidan, es decir, que una traducción jurada sea jurídica, pero no siempre tiene que ser así.

Cuando hablamos de traducciones juradas o públicas nos referimos a las traducciones necesarias para trámites oficiales en organismos públicos o privados tales como ministerios, consulados y notarías, entre otros. Estas cuentan con el sello oficial del traductor oficial certificado para llevar a cabo esta labor.

¿Tienes alguna duda? ¿Algún comentario? No dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte.